Salva Martín | Página oficial > Blog > Fútbol > ¿Por qué existe ‘Superdeporte’?

¿Por qué existe ‘Superdeporte’?


Todo comenzó el 21 de mayo de 2023. Ese día, Vinicius recibió insultos racistas por parte de un sector de la grada de Mestalla y no aguantó más. Se paró el partido y el mundo entero con una campaña global que llegó desde la ONU hasta al Cristo de Río de Janeiro, que apagó su luz en señal de solidaridad. Desde entonces, se acumularon hasta nueve denuncias por improperios xenófobos y racistas contra el madridista, amén de otros incidentes derivados, como la detención de un energúmeno del Atlético de Madrid que llegó a amenazar a una niña, ¡a una niña! por el simple hecho de llevar la camiseta de su ídolo.

En este tiempo, Superdeporte ha lucido casi toda la bajeza posible con portadas en las que le colocaba una nariz postiza a Vinicius, llamándolo Pinochius, otra la que le acusaba de mentir en una declaración ante el juez en base a una filtración interesada de la defensa y, para coronarse, una en la que se reproducía una ¿canción? de la Grada de Animación en la que se insulta al jugador llamándolo “tonto” con el objetivo, eso sí, de “defender el honor de Mestalla y seguir pidiendo respeto”. Curiosa forma de solicitarlo, recurriendo a la ofensa. Por eso no extrañó a nadie que, tras el desastre de Campanar, las redes sociales del medio omitieran las condolencias expresadas por el Real Madrid en un post dedicado a la solidaridad de los clubes de Primera División. En la ciénaga, el barro no supone novedad.

A menudo se cuestiona —incluso con sesudos razonamientos, no  crean— la calidad del periodismo deportivo, al igual, por cierto, que se hace con la altura de la clase política. Cómo es posible, claman indignados, que los profesionales aparezcan en televisión representando un papel en el que se gritan y llegan a proferir opiniones que no superarían las escuchadas en una barra de barra a las tres de la mañana. Como si hubiéramos llegado a todo esto de manera espontánea, como si no fuera el reflejo de la sociedad que estamos deconstruyendo, ahora que tan de moda el término. No, ese modelo de periodismo (por llamarlo de alguna forma), al igual que los políticos que sufrimos, no surgen de la nada, sino que responden a una demanda de simplismo, etiquetas y bufanda. La carencia de un pensamiento crítico, alimentado por la escasez de lecturas, ha conseguido que la libertad se pervierta en borreguismo, y la reflexión, en fanatismo.

Sólo así se entiende que comportamiento de medios como el que nos ocupa tengan cabida y puedan darse sin mayor reproche que cierta indignación expresada en las redes sociales. ¿Por qué existe Superdeporte? Se preguntan cínicamente algunos. Pues muy sencillo: porque existe una demanda de ese tipo de contenidos. Esto es una realidad tan palpable como que el periódico estaría cerrado al día siguiente de no vender su insidiosa mercancía. Por suerte, los protagonistas de verdad no han alimentado el pirómano espíritu del periódico valenciano y han rebajado la tensión para que ésta se circunscriba al terreno de juego. Baraja: “Espero que todos hayamos aprendido”. Ojalá.

 

Imagen: AFP