Salva Martín | Página oficial > Blog > Real Madrid > Cuando el Madrid casi ficha a Sacchi

Cuando el Madrid casi ficha a Sacchi


En la memoria negra del madridismo está instalada la eliminatoria perdida ante el PSV en 1988 como la gran oportunidad perdida de La Quinta para conquistar La Séptima. Ciertamente lo fue, pero, un año después, también en semifinales, el equipo que entrenaba Toshack sufrió una derrota todavía más dolorosa ante el Milán de un hombre que marcaría un estilo y una época: Arrigo Sacchi.

En la ida, los blancos consiguieron un esperanzador 1-1, con goles de Hugo Sánchez y Van Basten. Pero la vuelta fue todo un estrépito. El 19 de abril de 1989 entró en la historia del Madrid como una de sus noches más duras. El Milán, netamente superior y con un técnico que nunca había jugado al fútbol, pero que estudió y puso en práctica todos sus mejores trucos, humilló a La Quinta con un 5-0 inapelable. Ancelotti, actual entrenador de Chamartín, abrió una cuenta que completaron Rijkaard, Gullit, Van Basten y Donadoni.

La forma de jugar del Milán de Sacchi, con una presión asfixiante (48 balones perdió el Madrid en aquel partido de San Siro), y una utilización perfecta del fuera de juego (hasta en 11 ocasiones cayeron los delanteros blancos en la trampa), no fue olvidada en la sala noble del Bernabéu. Dos años después, en 1991, Mendoza le puso sobre la mesa un contrato de 2.000 millones de pesetas por cinco años, pero Sacchi  —que había abandonado el banquillo milanista por sus encontronazos con Van Vasten— ya estaba comprometido con su Selección.

La azzurra no pasaba un buen momento. No se clasificó para la Eurocopa de Suecia, al quedar segunda en un grupo con la URSS, Noruega, Hungría y Chipre, y Sacchi no quiso perder la oportunidad aunque fuera a costa de no entrenar a Butragueño, Míchel y compañía. Lo cierto es que con el Milán se terminó su estrella. Lo máximo que consiguió con Italia fue el subcampeonato del Mundial de 1994 (ganó Brasil en los penaltis). En la Euro de Inglaterra cayó en primera fase y abandonó muy criticado el banquillo nacional durante la clasificación de la cita mundialista de Francia 98.

En 2004, Florentino Pérez fichó a Sacchi como director de fútbol, una figura algo nebulosa en sus funciones reales. Curiosamente, aunque sobre el papel, Butragueño fue por entonces su superior. Abandonó el club sólo un año después, el 7 de diciembre de 2007 aduciendo razones familiares.

Nunca sabemos qué hubiera sido de la segunda era de La Quinta con el revolucionario Sacchi a los mandos.