Salva Martín | Página oficial > Blog > Real Madrid > ¿La Séptima o la Decimocuarta?

¿La Séptima o la Decimocuarta?


El solo hecho de mencionar la Séptima agita en el madridista las emociones más intensas. Algo parecido a lo que sintió por el primer amor del que no salió esquilmado sumado a la potencia liberadora de la primera vez. Demasiada energía para el corazón.

Y no es para menos. Los años de sequía, el rival, la presión, el momento. Muchos ingredientes que convirtieron la conquista en un hito vital para el club y sus aficionados. La del gol de Mijatovic fue la Copa de Europa más especial de la historia del Real Madrid… hasta 2022. El camino a la 14º, un épico baile sobre la cuerda, ha desempolvado aquello que más excita al Bernabéu, las remontadas, generando el primer debate sobre qué conquista merece reinar en el podio de la memoria.

Hay comparaciones que pueden ser grandiosas y las dos Champions tienen similitudes que, a primera vista, pudieron pasar desapercibidas. También notables diferencias que cubren de mística cada victoria. Recapitulemos.

Quizás la semejanza más destacada e irresponsable entre la Séptima y la 14º es que en ninguna de las dos competiciones se consideró al Madrid como favorito al título. Es cierto que en la primera existía más justificación, pero dar a los blancos por muertos sólo alimenta todavía más su irreductible negativa a darse por vencido.

La temporada 97/98 estaba marcada para volver a la cúspide continental, toda vez que el año anterior se había conquistado la Liga. Pero la salida de Capello y, sobre todo, la irregularidad del equipo en la Liga, situaban al Dortmund, la Juventus o el Ajax como claros favoritos. En la 21-22 los de Ancelotti sí estaban cuajando una Liga notable, pero el poderío de los equipos ingleses y los diferentes rivales que le tocaron en suerte en las eliminatorias hicieron que las casas de apuestas les dieran la espalda. Incrédulos.

En el camino a la final encontrados dos parecidos más. El primero es que en ambas ocasiones el Madrid hubo de superar al vigente campeón de Europa. En 1998 fue el Borussia Dortmund (se impuso por 3-1 a la Juve un año antes) en semifinales (2-0 y 0-0). En 2022, el Chelsea de Tuchel (doblegó al City por la mínima la temporada anterior) en los cuartos (1-3 y 2-3). El segundo es que, aunque por razones muy diferentes, ambos recorridos fueron más que sonados. En la Séptima por la famosa caída de la portería en el partido contra el Dortmund y, en la 14ª, por las dos remontadas y la contrarremontada que serán para siempre el sello identificativo de aquella Champions.

Más. Ambos rivales de la final, Juventus y Liverpool, venían de ser finalistas y de ganar una Champions en los inmediatos años anteriores. Los italianos se impusieron al Ajax en los penaltis en la 95/96 y sucumbieron ante el Dortmund en la 96/97, mientras que los ingleses ganaron la orejona en la 18/19 al Tottenham y perdieron contra el Madrid en la campaña 17/18. Las victorias del Madrid (1-0) y el sufrimiento de los partidos decisivos también fueron idénticos.

Las dos Champions derribaron la puerta de la historia. Con la Séptima, el Real Madrid inició una nueva era, reencontrándose con su amor natural, la Copa de Europa. Después de 32 años, se pusieron las bases para acabar ganado la Octava (2000) y la Novena (2002). En la 14ª, el aficionado descubrió que la leyenda del miedo escénico era cierta. Rivales que apabullaban al Madrid fuera terminaban cayendo en el Bernabéu ante la fuerza de la simbiosis de un equipo desatado y una grada cuyo aliento se convertía en fuego.

Y tú, ¿con cuál te quedas?